2.12.06

Modelo perfecta

Hace mas de veinte años soñaba con ser mannequin, siempre me gustó la ropa clásica y elegante.
Incluso vestía como una señora mayor en lugar de tener la impronta adolescente.
Fui a una buena escuela de modelos, la de Carlos Iglesias y Noelle Méndez; en ese momento no habían proliferado tantos institutos como sucedió unos años después con el boom del modelaje.
Hice algunos desfiles prêt à porter y varias publicidades, pero mi sueño no pudo concretarse porque la alta costura requería altura.
En ese momento la mannequin debía medir más de 1,75 m, yo llego a 1,69 m. También se buscaban perchas, nada por aquí, nada por allá..., unos años después, en cambio, se pusieron de moda las lolas (tetas) recurriéndose asiduamente a la cirugía para tenerlas grandes.
Nunca se buscó el modelo acorde al prototipo latino, incluso las publicidades privilegiaban la aparición de niños rubios y ojos claros.
Con los años se impuso la delgadez extrema y muchas chicas cayeron en la bulimia y anorexia, mientras buscaban el cuerpo perfecto.
El alcance actual de estas enfermedades hace reveer los parámetros culturales de belleza y así, el diseñador Jorge Ibañez tomó la decisión de pesar a sus modelos para ver si su índice de masa corporal está dentro de valores razonables.
Me pregunto si se tomará conciencia de la problemática o es solo una movida mediática.
Cuando hace unos años el modisto Roberto Piazza presentó en sus desfiles alguna gordita, como Ana María Giunta, o corpachona como Moria Casán, eligió como modelos gente famosa, nunca una ama de casa o empleada, nunca una más del montón.
En publicidad televisiva veo que las cosas cambiaron, la gente que aparece es más común y corriente, hasta hubo lugar para alguna mujer rellenita; Dove por ejemplo, buscó para una de sus publicidades la mujer con la que cualquiera pudiese sentirse identificada.
Tal vez llegue el día en que pueda incursionar en la pasarela una señora de mediana edad, flaca o gorda, alta o baja, una modelo que pueda ser espejo de la mayoría de las mujeres argentinas.

1 comentario:

cris dijo...

Me da la impresión que es puro bla bla bla, ojalá tomaran real conciencia de las enfermedades que se producen por esta estúpida moda de que las chicas tienen que ser súper flacas.