7.12.06

Planificar no cuesta nada

Hoy estuve en el Instituto Quirúrgico del Callao, centro médico perteneciente a mi obra social.
La guardia traumatológica la han habilitado en la planta baja, como corresponde.
Moderna, confortable y luminosa, sobre Av Callao, esquina Lavalle. Amplia pero con contados asientos, como para que los pacientes tengan que permanecer de pie a la espera de su turno.
Tal vez fue ingeniosamente planificado para que aprovechemos ese tiempo para hacer ejercicio físico, caminando de un lado a otro de la sala, inquietos ante la demora.
Para hacer aún más efectivo el ejercicio los sanitarios están en el subsuelo, a los que se acceden por una angosta escalera.
De este modo, grandes y chicos, en algunos casos acompañados por un bastón, pueden hacer actividad aeróbica.
Y hasta deportes de riesgo..., justamente una señora mayor con dificultad para caminar necesitó ir al baño, la vi peligrosamente asomada en la punta de la escalera empinada.
Es ridículo pero rigurosamente cierto, así ha sido planificada la remodelación del lugar para recibir a los pacientes traumatológicos.

1 comentario:

cris dijo...

Increíble lo que contás, pero no me extraña nada de nada, lamentablemente.